Mapa de visitas

octubre 24, 2007

¿Libre?

Ayer fumé, si señor. Ayer fumé, después de estar un mes sin fumar, primero por la enfermedad que me dió (gripa combinada con tos de perro), era un martirio no poder fumar... después me fui dando cuenta que las ganas de fumar fueron disminuyendo gradualmente: sólo se me antojaba cuando veía a mis amigos fumar.

Hace dos semanas dejaron de ofrecerme cigarros, no me sentí ofendido, sino que dije: "bien, mis amigos me cuidan para que no empeore esta enfermedad", la verdad yo digo que fué para ahorrar cigarros, entre menos burros, más olotes, diría mi abuelita.

Me fui dando cuenta que conforme fue desapareciendo la enfermedad también fueron desapareciendo las ganas de fumar, entonces... ¿qué demonios con lo de ayer?, ¿por qué fumé?

Simplemente puedo decir que me supo bien feo el cigarro, así, feísimo, y aunque era de clavo (los cuales yo consideraba que tenían un sabor delicioso), no me terminé ni la mitad... A decir verdad me dio asco el sabor después de un rato.

Ahorita platicando con un compa de aquí del trabajo, me dice:
- qué chido, si ya te supo feo después de un mes de estar sin fumar, ya chingaste
yo- esperemos que tengas razón.
-ya te deshiciste de un vicio muy cabrón, y uno de los placeres más chidos...
yo- jejeje

Fin de la transmisión.

No hay comentarios.: