Mapa de visitas

mayo 21, 2007

Mariposas en el estómago

Yo nunca me he comido una mariposa, por lo que se deduce que nunca he tenido una mariposa en el estómago (cuando menos viva no), además si me la comiera -la mariposa- probablemente la habría masticado, y por lo consiguiente perdería la habilidad de aletear dentro de mi estómago.

La verdad, no se cómo se sienta tener una mariposa en el estómago aleteando y toda la cosa, lo que si se es que cuando pasa algo -como verla, hablarle, oírla cantar, etc.- se que algo ocurre en la parte baja de mi abdomen. Dicen que es una repentina generación de acidos gástricos, ocasionada por los estímulos que recibe del cerebro, que a su vez los recibe a través de los sentidos.

Dicha sensación es inesperada, y hay veces que hace que las piernas tiemblen (a mi me han flaqueado), otro efecto es que el cerebro libera una cantidad extra de endorfinas, haciendo que me sienta mejor, que me sienta alegre, y a veces, hasta eufórico, en resumen, es como una droga, pero sin que te mate las neuronas, y sin los efectos fisiológicos secundarios. Volviendo al tema principal, realmente no puedo describir con exactitud la sensación que experimento cada vez que ocurre alguna de las situaciones mencionadas a priori. Lo más acertado creo que sería un sorpresivo vacío en el estómago (aún después de haber comido hasta hartarme), o bien como la sensación de que algo dentro de mi estómago cayera repentinamente desde mi pecho hasta la parte baja de la panza.

Quién sabe qué será, realmente no me importa sentir eso, pues me gusta en exceso.

¿Ustedes cómo describirían esa sensación?

1 comentario:

Maria Lopez dijo...

i love the beginning of this post! you think with SUCH logic.. its awesome!